Capas y Colores en el Caballo Pre

José Luis Martínez Arquero

CAPAS BÁSICASCon el nombre de “capa” denominamos comúnmente al color de un caballo. Para ser más exactos, las “capas” son el conjunto de coloración de los pelos, principalmente en la piel y ojos de los mamíferos, es el color que recubre uniformemente el cuerpo y las extremidades de los animales.

En este artículo, hablaremos de las capas o colores del caballo de Pura Raza Español.
Las capas en los caballos las podemos agrupar según sus características:
• Capas básicas: alazán, castaño, negro.
• Capas diluidas: bayos, isabelas, perla, cremella, ratonera, cervuna, lobera.
• Capas derivadas del patrón de color blanco: blanco, tordo, ruano, overo, pio, pinto.

Todas estas capas tienen en común que surgen según las características genéticas del caballo.

 

Los orígenes

El origen de los colores y marcas en los cuerpos de los caballos, se remonta al caballo primitivo, que intentaba camuflarse de los depredadores con colores oscuros o combinados, según el medio en el que se desarrollaban. En pinturas rupestres de hace miles de años, podemos ver caballos con rayas de colores en las extremidades y grupas, que nos recuerdan a las actuales cebras. También en pinturas rupestres, es común ver caballos de capa castaña en su variante más oscura, tenemos ejemplos en las Cuevas del Castillo en Cantabria (España).
En el caballo PRE, es muy común encontrar las capas denominadas básicas, llamadas así porque de ellas derivan los demás colores, ya sea mediante diluciones o mezclas con pelos blancos.
Un ejemplo lo tenemos en el color castaño, que tiene los pelos del cuerpo de color marrón en distintas variantes, puede ser rojizo y también oscuro casi negro.
Las extremidades en su origen, la cola, crin y piel, serán negras u oscuras.
El origen del nombre de esta capa, lo tenemos en el fruto de un árbol que es de color marrón en el centro y negro en la zona inferior.

CAPAS 2

El origen de los colores y marcas en los cuerpos de los caballos, se remonta al caballo primitivo, que intentaba camuflarse de los depredadores con colores oscuros o combinados.

Las variantes de la capa castaña son: castaña, castaña oscura y castaña encendida.
Otra capa básica que encontramos en el caballo PRE, es el color negro.
El caballo presenta todos los pelos del cuerpo, la piel, la crin y cola de color negro.
Hay dos variantes, el negro azabache, que es el pelaje negro más brillante y el negro morcillo, que sería de color negro mate.
Cuando nace un potro negro, suele presentar la barriga y extremidades más claras. Los caballos viejos pierden tonalidad y brillo.
Otra capa básica, recién aceptada en el caballo PRE es la alazana, esta presenta pelos del cuerpo, crin y cola de tonalidad rojiza o marrón con reflejos que recuerdan el metal bronce. Suelen tener pigmentos negros en piel y ojos.
Las variantes del alazán son: alazán común (recuerda al naranja), oscura (parece tostado) y dorada (que presenta reflejos metálicos y es más brillante).

GAMADentro del grupo de las denominadas capas diluidas, la principal es la derivada del patrón blanco.
El color blanco y el tordo, en todas sus variantes, es la capa predominante en el caballo PRE.
La capa blanca se caracteriza porque la piel es rosada, los pelos, crines y cola son blancos. Los ojos son marrones. El caballo blanco puede nacer de este color, pero es poco frecuente; es más común que nazca de colores oscuros y con el tiempo pase por tordo, hasta convertirse en su vejez en blanco.
La capa torda, que es la más común en esta raza, se caracteriza por ser una mezcla de pelos blancos con negros y grises en sus extremidades.
Con el tiempo el caballo tordo, que nace oscuro, se vuelve más blanco, debido a que disminuye la capacidad de síntesis de su melanina en los melanocitos de la base de los pelos, por ese motivo, la piel es pigmentada y es común un tono rosado en ella.
Las variantes del tordo van desde los claros, grises, oscuros, mezcla de gris con pelos castaños y tordos picazos (con manchitas de color marrón por la cara y el cuerpo). Otra capa diluida, recientemente aceptada en la raza, es la baya. Esta procede de la dilución parcial del color castaño. Esta decoloración no afecta crines, cola y extremidades, que se mantienen negros.
El cuerpo presentará pelos amarillentos en la punta y grisáceos en la raíz, habiendo bayos oscuros y claros.
La Asociación Nacional de Criadores de Caballos de Pura Raza Española, también conocida como ANCCE, en su reglamento que sirve de referencia a nivel mundial para todos los criadores y caballos registrados en el Libro Genealógico, desde el año 2000 acepta las siguientes capas en el caballo PRE:

• Torda en todas sus variedades, desde el tordo en fase blanca, hasta el tordo rodado, vinoso…
• Castaña en todas sus variedades: oscuro, encendido…
• Negro.
• Alazán.
• Bayo.
• Albino. Aunque recordemos que los caballos albinos genéticamente no existen, se usa el término, para referirse a las capas: perlino, cremello, champán o blanco puro.
• Palomino y perla.

Estos dos últimos colores son poco comunes, son capas diluidas; los ejemplares tienen crines y colas amarillo claro o crema, los pelos del cuerpo son blancos y dorados o blancos y amarillos.
Las capas menos comunes son la ruana (mezcla de pelos blancos, negros, rojos y crin y cola también rojiza) y la overa (mezcla de pelos blancos y rojizos, predominan manchas grandes de pelo blanco y pueden tener el cuello rojizo y la barriga blanca, o manchas muy pequeñas rojizas por todo el dorso y grupa, las crines y colas son rojizas y blancas).
Estas no están aceptadas según el estándar de la raza, pero sí se han dado casos aislados de ejemplares de padres cartujanos, como el semental “Alegre”, nacido en 1908 de ascendencia torda, o “Perpiñán”, hijo y nieto de caballos de capa torda y antecedentes castaños. “Perpiñán” fue el primer ejemplar de capa overa registrado en la ANCCE, nacido en 1929. Le siguió “Garboso XI” nacido en 1958, también de capa overa, criado por Roberto Osborne Vázquez. “Garboso XI” es hijo, nieto y biznieto de ejemplares procedentes de la Yeguada Cartuja-Hierro del Bocado, toda su genealogía proviene de caballos de capa torda y dos castaños, exceptuando a su tatarabuelo “Alegre”, también ejemplar de capa overa, como se mencionó anteriormente. Recordando que el gen responsable de la capa torda es dominante, es muy poco probable que un overo nazca siendo hijo de tordos, por lo tanto esto suele ser causado por alguna anomalía genética.

En capa ruana encontramos muy pocos casos, el primer ejemplar que se registró de ese color, fue una yegua en el año 2000, y en el 2006 se registraron 24 ejemplares más, curiosamente los ejemplares de capa overa o ruana proceden de ejemplares de sangre cartujana.
Siempre y cuando se demuestre genéticamente a través de sus antecedentes, que un caballo es un Pura Raza Español, aunque sea de capa overa o ruana, este ejemplar podrá llegar a ser reproductor, incluso competir en morfología, aunque dichos colores no sean en principio, aceptados por los estándares dictados por la asociación. Cualquier clasificación de las capas puede verse mezclada por la aparición de marcas que modifican el aspecto principal. Podemos encontrar manchas de pelos blancos en la frente de caballos negros, alazanes y castaños, estas manchas pueden ser desde pequeños círculos llamados estrellas, hasta enormes manchas que cubren parte de la cara, formando cordones finos o caballos caretos, cuando estos son más anchos, predominando el color blanco en su rostro.
También encontramos estas manchas color blanco en las extremidades de los caballos alazanes y negros. Cuando un caballo tiene una mancha de este color, que cubre la mitad de la caña de una extremidad, se dice que el caballo está calzado.
El calzado puede ser bajo, medio y alto cuando llega hasta la articulación.
Un caballo puede tener desde solo una extremidad calzada, hasta dos, tres y las cuatro, en este caso se le denomina cuatralbo.
En el caballo PRE, se prefieren y valoran más los ejemplares que no presentan marcas de color blanco cuando son de capas alazanas, castañas y negras. Cuando un caballo de estos colores no presenta marca alguna, se le denomina comúnmente “limpio”.

shutterstock_294088610
La capa, transmisión genética

El color de la capa se transmite en los genes. Cada gen tiene dos copias llamadas alelos, una la aporta el padre y otra la madre.
Estos alelos pueden ser dominantes, cuando se manifiestan siempre, o recesivos cuando se saltan alguna generación.
En el caso del caballo PRE, los genes dominantes los aportan las capas básicas, cuando se mezclan ejemplares del mismo color, es decir, un caballo castaño cruzado con una yegua castaña, dará un potro castaño.
Cuando se cruzan caballos de capas distintas, puede predominar la aparición de los genes recesivos, es decir, puede un caballo castaño y una yegua torda, dar un caballo tordo. A veces los genes recesivos nos sorprenden, un caballo castaño y una yegua castaña pueden dar un caballo alazán.
El gen dominante en el caballo PRE, es el que aporta el color tordo, este gen se conoce como “gen grey”, se pueden mezclar capas básicas con ejemplares tordos y este color predominará siempre.
La capa torda, al contrario de las llamadas capas básicas, es una capa modificada, esto es, que se superpone a estas, decolorándolas a medida que pasa el tiempo por la presencia de un gen, que impide el desarrollo del color del pelo con el que el potro nació (capa básica). Esta decoloración afecta al pelo, pero no a la piel del caballo. Si queremos evitar u obtener una determinada capa al cruzar caballo y yegua, partiendo de ejemplares tordos, es importante conocer la que tenían cuando nacieron, para poder evaluar las probabilidades de las capas resultantes.
Como los ejemplares tordos nacen con su capa básica (negro, castaño o alazán), a veces resulta difícil reconocer si serán o no, tordos, pero esto nos da una pista de la genética recesiva que portan en su sangre.
Para saber si el potro cambiará de color, debemos observar, desde el mismo momento del nacimiento, si aparecen pequeños pelos blancos (en ocasiones difíciles de ver) alrededor de los ojos o detrás de las orejas, indicativos del inicio del proceso de decoloración, que se hará más evidente a medida que avanza el proceso de muda del primer pelo en el potro.
En resumen, si el potro tordo nació con el pelo castaño, pero este mudó a tordo con los años, le podemos poner una yegua castaña y tendremos muchas probabilidades de obtener un producto de capa castaña.

Comparte esto

Tweetea esto! Compartelo en Facebook