Entrevista con el Juez ÁLVARO CABRERA CALERO

Valle de Bravo, 2015.

FONDO-1_1
La responsabilidad de un juez va mucho más allá de lo que se ve a simple vista. Con una buena o mala puntuación se puede determinar el valor económico de un ejemplar, o inclusive, el curso de una ganadería, por ello, hay que estar ajeno de a quién pertenece y olvidarse de triunfos anteriores. En resumen, mantenerse siempre objetivo y justo.

Hay animales que tienen días en que se expresan mejor, y si coincide que el contrincante más fuerte tuvo un mal día, las puntuaciones varían mucho de un concurso al otro.

IMG_67182¿Cómo nace su afición al caballo?
Me viene por tradición familiar. Somos agricultores y en nuestra finca, que perteneció a mis antepasados, antiguamente había caballos, principalmente para sacar mulos, que era con lo que se trabajaba antiguamente en el campo; también había caballos de montura, para pasear y para ocio, pero es a partir del año `85 aproximadamente, cuando empezamos a criar exclusivamente caballos de Pura Raza Española.

¿Cuál es la responsabilidad principal de un juez?
Es una responsabilidad muy fuerte, porque tu trabajo, tu acierto o no, repercute mucho en la selección que puedan hacer algunos ganaderos, incluso hoy en día, puede representar el valor económico que se le de a algunos animales.

¿Se vive mucha presión en cada concurso?
Si, cada año hay más presión. Quizá en América, desde que yo vengo, la presión ha sido la misma. Lógicamente el que gana queda más contento y siempre hay los que no están de acuerdo, pero en general, el trato es muy cordial. Sin embargo en España, la tensión es cada día más fuerte; cada vez hay más nerviosismo; hay mucha rivalidad entre los ganaderos, muchos roces entre ellos. Antiguamente se veía que los ganaderos iban a comer juntos; cuando ganaba uno, los otros le daban la enhorabuena; lógicamente todos querían ganar, pero había más compañerismo. Los concursos se han profesionalizado mucho en la presentación de los animales y el trabajo de los presentadores, pero en contraparte, creo que se ha perdido un poco en calidad humana. Sin embargo un juez tiene que estar ajeno a todo, olvidarse de a quién pertenece cada animal, olvidar si ese caballo tiene triunfos anteriores. El tiempo de puntuación para cada animal dura de tres a cinco minutos y se debe juzgar solamente lo que demuestre en ese lapso; si tiene un mal día, como lo puede tener cualquier deportista, se debe penalizar; también hay animales que por suerte, pueden tener un día en que se expresan mejor, y si coincide que el contrincante más fuerte tuvo un mal día, las puntuaciones pueden variar mucho de un concurso al otro, aunque los concursos hayan sido muy próximos.

¿También las diferencias de puntuación pueden deberse a una buena o mala presentación?
Pues sí, podemos ahora mismo comparar lo antiguo con lo nuevo. Antes, los animales iban prácticamente recogidos del campo y los presentadores eran los mismos empleados de las fincas; todo dependía más de la calidad del animal que de otros factores; ahora mismo es prácticamente igual, un animal, por muy buen presentador que tenga, por muy buena preparación que tenga, si no tiene calidad, no va a ganar; pero ahora está todo muy profesionalizado, entonces, existen factores que hacen que un ejemplar se coloque en muy buen puesto y entre ellos, lógicamente está la preparación previa y que el presentador sea un profesional, que sepa potencializar las virtudes y los puntos fuertes de un caballo y, por el contrario, disimular los puntos débiles que pueda tener.

Pese a que hay una ficha de puntuación y un prototipo racial establecido ¿existen modas que marcan alguna tendencia en la morfología?
Hay un estudio de un compañero nuestro, que es juez y profesor en la Facultad de Veterinaria de Córdoba, una de las más importantes de Europa. Es Don Francisco Peña, profesor de Etnología. Él tiene una tesis muy bonita, misma que ilustra con varias fotografías, donde menciona caballos españoles campeones, desde principio de siglo hasta la actualidad, y ahí se ve claramente lo mucho que han variado. Él argumenta que todas las razas animales son evolutivas, modificadas por los gustos humanos, no solamente el caballo español. Comparando a cuando yo empecé, ahora se buscan caballos de más talla, quizá porque la población actualmente es más alta que hace 20 años; hoy se pondera más la estructura. Y aunque parece que el tamaño sigue privando, también se busca recuperar las características raciales, los perfiles más subconvexos, los animales de cuellos más estilizados, entre otras cosas. Desde que yo empecé a juzgar, hasta ahora, ha variado bastante, se ha mejorado mucho en calidad de extremidades y aplomos, líneas superiores de los ejemplares y en las aptitudes deportivas de los PRE, siendo actualmente animales mucho más amplios, con mayor impulsión, suspensión y facilidad para el remetimiento, en resumen, mucho más atletas. Aunque lógicamente la base sigue siendo la misma.

IMG_70202¿Qué responsabilidad da ser elegido para un concurso como el SICAB?
La presión ya no viene por los ganaderos, sino por lo que tus decisiones pueden repercutir en la misma raza. Cada juez debe hacer su trabajo lo mejor posible, ser lo más aséptico; una vez entrando a pista ser un poco autista y siempre tener tu conciencia tranquila, sabiendo que lo has hecho lo mejor que has podido; aún así, humanos somos y en un concurso con tantos animales, por lo menos yo, al final, siempre pienso que si volviese a empezar, a algún animal lo cambiaría de posición. Por suerte o por desgracia lo hecho, hecho está.

¿Ser elegido para SICAB como juez internacional les representa a ustedes algún valor curricular?
Juzgar el campeonato de España es un gran reto. Es un trabajo agotador; cuando vuelves en la noche al hotel, caes rendido; sobre todo mentalmente, pero a un juez le da mucho reconocimiento juzgar el SICAB, que ahora es el campeonato del mundo. El evento más importante de una sola raza.

¿Qué actividades tiene, además de ser Juez?
Bueno, de juez nadie vive. Todos tenemos otra profesión, que en general siempre es autónoma, para que te permita ausentarte una semana o faltar cuando es necesario. Mi familia tiene una empresa agrícola ganadera, y cuando mi padre falleció, yo me dediqué a administrarla; desde pequeño he estado en contacto con el campo y con los animales, es lo que más me gusta. Me siento privilegiado por trabajar en lo que me apasiona.

Cada juez debe hacer su trabajo lo mejor posible, una vez entrando a pista ser un poco autista y siempre tener la conciencia tranquila, sabiendo que lo ha hecho lo mejor que ha podido.

¿Su carácter crítico, lo aplica en todos los aspectos de su vida?
Pues sí, he de confesar que sufro de deformación profesional, por ejemplo, si veo una película del oeste y veo un caballo, me fijo en todo y empiezo a comentar, que si está cojo, o que si usan al mismo caballo para varias escenas en que debería ser otro caballo, o por el contrario, si se supone que debería ser el mismo, yo noto cuando lo han cambiado; o siempre veo los mismos caballos de enganche, pero en diferentes películas. Sin querer hacerlo, llevas tu profesión a cualquier aspecto de la vida. No puedo ver un caballo, sin juzgarlo, aunque se que es más bonito el golpe de ojo. Yo intento, cuando estoy fuera de la pista, ver al animal en su conjunto, antes que desglosarlo por partes.

¿Cómo ve el nivel del caballo Pura Raza Española en México?
México ha invertido muchísimo en muy buenos ejemplares. También creo que su clima y su orografía son muy parecidas a España. En México se reproduce muy bien y he visto mucha evolución comparando con la primera vez que vine. Antes presentaban los ganaderos cualquier animal que tuvieran en su rancho, ahora se preocupan por seleccionar lo que llevan, son mucho más competitivos, todos vienen a ganar, nadie se presenta a una competición con la idea de perder. Ha habido una evolución enorme.

IMG_42201

¿Qué me dice de los presentadores mexicanos?
Han avanzado muchísimo; antes casi todos eran españoles y los mexicanos eran más bien ayudantes, sin embargo, ahora hay excelentes presentadores mexicanos, que se pueden codear perfectamente con los españoles.

¿Qué le ha parecido el concurso de Valle de Bravo 2015?
Sinceramente me ha encantado, pienso que deberíamos aprender un poco de este concurso, sobre todo, por el hermanamiento que hay entre todos los participantes. Lo más bonito es la Sección de la Amistad, donde los ganaderos se divierten y se apoyan, esto es algo digno de elogiar y de copiar, deberíamos de importarlo nosotros.

¿Habrá sido la Sección de la Amistad, la más complicada de juzgar?
Si, fue la más complicada y la más divertida. Juzgar animales es difícil, pero juzgar personas sin dejarte llevar, por ejemplo, por la simpatía de un niño pequeño o de una señorita, es muy complicado. Intenté hacerlo lo mejor posible. En otra situación, si alguien viniera a preguntarme por qué he juzgado así a tal o cual caballo, seguro tendría 20 argumentos para rebatirle, pero si en este caso me preguntan, sería difícil de explicar.

México ha invertido muchísimo en muy buenos ejemplares. También creo que su clima y su orografía son muy parecidas a España.

Comparte esto

Tweetea esto! Compartelo en Facebook