Frédérique Lavergne

Regresar a Galería de Arte

 

 

BIOGRAFÍA

frederiqueDe padre jinete y madre diseñadora de modas, Frédérique Lavergne creció entre caballos y bocetos. Aprendió antes que a hablar a dibujar, hallando así su lenguaje. Ella recuerda que pasaba junto a su familia los fines de semana en Rambouillet, y mientras sus padres daban largos paseos, Frédérique convivía con los caballos, los observaba pacientemente y trataba de entenderlos a través del dibujo. Y así fue cómo aprendió a montar y a dibujar de forma paralela. Estudió Filosofía, Comunicaciones, Diseño Gráfico e Ilustración en París, donde trabajó en un despacho de diseño, hasta que hizo de la pintura y la escultura, su actividad principal.

Quizá sus estudios de diseño e ilustración fueron sólo la excusa para buscar senderos más precisos a su expresión. Era urgente exteriorizar esa conexión que siempre ha sentido con los caballos. Actualmente es una artista reconocida a nivel mundial. A Frédérique no le gusta hablar mucho, de ahí que se haya sentido cautivada por el lenguaje de los caballos ellos se comunican a través de su alma y de la nobleza hacia los humanos.

Su proceso de trabajo es particular. Inicia cubriendo el lienzo de negro y de ahí, el siguiente paso es pintar un ojo. A veces es necesario detenerse ahí, hasta lograr la expresión exacta, la emoción deseada. El ojo es la puerta que se abre, permitiendo la entrada de la luz. Buscar la luz en la oscuridad… ese es el reto en todas sus pinturas.

Sección de Obras

mirada en arte
Ver las 11 Obras Disponibles