La Preparación… 33% del éxito – 1a Parte

Sebastián Bastida

SEBASTIANEn la búsqueda por la excelencia, la competición nos exige cada día más, el máximo en la puesta a punto de nuestros ejemplares. Sabemos que la anatomía de nuestros caballos está formada por grandes cantidades de masa muscular. Grupa, dorso, lomo, cuello… éstas pueden mejorar con el trabajo y aumentarse o disminuirse en función de las necesidades morfológicas de nuestro ejemplar.

Lo primero que deben saber en la elección de un ejemplar para una competición de Morfología, es cuáles regiones se podrán modificar y cuáles no.

Regiones que se pueden modificar:
• Cuello
• Dorso-lomo
• Grupa
• Vientre
• Pecho

Regiones que no se pueden mejorar:
• La cabeza
• Los aplomos en edad adulta
• Lesiones y defectos producidos por estas
• Agriones
• Sobrehuesos
Regiones que son difíciles de mejorar:
• El paso
• Aplomos en edades tempranas

PAG 37

Conforme a esto, tenemos que tener claro que la cabeza, los aplomos y los movimientos, serán regiones claves a tener en cuenta en la elección de nuestros ejemplares para la competición, porque ésta no podrá ser modificada y deberemos arrastrar su puntuación durante todas las pruebas. Ahora bien, si la anatomía es muy buena y la cabeza es aceptable, también podrá ser un candidato importante en nuestra elección.
Ésta es una labor indispensable en la preparación, porque podemos invertir tiempo y dinero en ejemplares que no son aptos para concursos.

PAG 38A la hora de seleccionar, debemos ser muy objetivos y matemáticos. Sumar bien todas las regiones del caballo, conocer bien las que podremos mejorar y cómo poder hacerlo y por el contrario, aquellas que nos harán perder puntos por su mala calidad y que no será posible modificar con el trabajo.

No debemos apasionarnos con una buena cabeza o un buen trote, si luego perdemos puntos en las demás regiones.

La mayoría de las veces, los caballos ganadores no son los que más puntos suman, sino los que menos restan.

El ganadero aficionado que observa desde la grada, normalmente valora los aspectos más sobresalientes de los ejemplares en pista y con referencia a ellos, dictamina su puntuación, sin tener en cuenta las regiones deficientes que pueda tener el animal juzgado. Estas valoraciones, muchas veces no coinciden con la puntuación de los jueces, porque en la pista y con una visión más objetiva, valoran todas las regiones del caballo, los aspectos positivos y negativos del ejemplar que está juzgando y dictaminan su veredicto.

Debemos analizar las virtudes y defectos de nuestros ejemplares, para trazar un plan de trabajo.

Esta visión general, es la que debe tener el experto a la hora de elegir a los candidatos para la competición y sería un error muy grave dejarse llevar por regiones o gustos y no valorar todo el caballo en su conjunto.

Una vez claro el protocolo a seguir en la elección de nuestro ejemplar, debemos analizar y conocer bien sus virtudes y defectos para trazar un plan de trabajo, que consiga mejorar todas las regiones negativas y potenciar aquellas que por virtud o genética, el ejemplar elegido ya dispone.

Para trabajar y mejorar su anatomía, debemos desglosar al caballo por regiones, para poder así ejercitarlo adecuadamente conforme a sus requerimientos. Podemos disminuir el volumen del cuello, aumentar el tamaño de la grupa, potenciar toda la línea superior y fortalecer el abdomen, todo esto se podrá conseguir con un buen plan de trabajo.

Como herramientas, disponemos, sobre todo para caballos que no están montados, de las martingalas (riendas fijas, pessoa, chambo…), para el trabajo barras de tranqueo, para los montados se podrán usar también, pero además, los ejercicios montados ayudarán a la mejora de su anatomía.

El paso, el trote, el galope, las martingalas, los ejercicios montados, los cavalleti, la posición del cuello, el remetiendo de los posteriores, cada uno de ellos por separado y todos en su conjunto influyen sobre regiones y debemos aprovecharlos y conocerlos para conseguir el resultado deseado en el trabajo.

Comparte esto

Tweetea esto! Compartelo en Facebook