Logroño – y el Camino de Santiago

Información proporcionada por La Oficina de Turismo de Logroño – La Rioja Ayuntamiento de Logroño
PUENTE DE PIEDRA 3

Puente de Piedra

Modernidad es la idea que mejor define el Camino de Santiago. Así fue para Logroño desde el siglo X, cuando la presumible presencia del apóstol, generó el inicio de multitudinarias peregrinaciones a Compostela desde todos los puntos de Europa.

La Ruta Jacobea ha propiciado a lo largo de la historia, el desarrollo social, cultural y económico de los municipios situados en su itinerario. Los peregrinos viajaban acompañados de sus ideas, de sus conocimientos, de su cultura y de su arte y, por supuesto, de sus capacidades para ganarse el sustento. Así, el Camino de Santiago se convirtió en intercambio de experiencias y mercancías, de habilidades y oficios, de tendencias artísticas y descubrimientos científicos.
En su marcha hacia Compostela, los viajeros necesitaban comer, descansar y un lugar donde alojarse. Así surgieron posadas y hospitales, tiendas, mercados y ferias y los servicios precisos para atender las demandas de las innumerables personas que recorrían la ruta hacia Santiago. Sin olvidar que, además Logroño soportaba la condición de frontera y era sede de un tribunal del Santo Oficio.

MAPA LOGROÑO OK

La Ruta Jacobea se convirtió en la más importante vía de comunicación entre Europa y España, y Logroño supo extraer todo el jugo a su privilegiada ubicación, confeccionando poco a poco, los servicios más eficaces para atender la llegada de los peregrinos, de esta forma, mejoró sus accesos y sus calles y configuró la estructura de ciudad abierta que hoy perdura.
Ahora, cuando los peregrinos acercan sus pasos a Logroño, dejan a mano izquierda el Monte Cantabria, símbolo de los primeros asentamientos en las inmediaciones de lo que hoy es la ciudad.
El Monte Cantabria es un extraordinario mirador sobre la ciudad y permite un fácil acceso desde el camino que nace junto al cementerio. Trabajos arqueológicos han determinado la existencia de poblaciones prerromanas del siglo III a. de C. Eran los Berones. En la cima del Monte Cantabria se han encontrado restos de hogares circulares y cerámicas elaboradas a mano. Los Berones vivían de la agricultura y la ganadería. Las catas arqueológicas en el cerro rescataron una estela funeraria con el dibujo de un caballo. Al parecer los berones confiaban en disponer de un caballo después de muertos para poder cazar durante toda la eternidad.
Ya en Logroño, el barrio de San Antonio recibe al peregrino y lo encamina hacia el puente de Piedra, en cuyo vértice norte se encuentran los fielatos o casas de arbitrios, cuyo cometido era el cobro de tributos a las personas que accedieran a la ciudad.
Este puente traslada al peregrino hasta el inicio de la Ruavieja, calle que explica a cada paso, la importancia del Camino de Santiago en la ciudad.

IGLESIA DE SANTIAGO

Iglesia de Santiago

El Puente de Piedra, uno de los símbolos de Logroño, fue construido entre 1882 y 1884 sobre la estructura del existente anteriormente, conocido como de San Juan de Ortega y que, ya deteriorado, terminó por derrumbarlo la riada registrada en 1871.

El Camino de Santiago recorre la ciudad a través de las calles Ruavieja y Barriocepo para desembocar en la plaza del Parlamento, antiguo convento de la Merced. Durante el recorrido, hay indicios de lo que fueron antiguos comercios, también está la ermita de San Gregorio, reconstruida junto al lugar que ocupaba la original, edificada en el siglo XVII.
Desde el momento en que el peregrino inicia su aventura por la Ruavieja, las baldosas, a modo de señal incrustadas entre los adoquines, le guiarán hasta la salida de la ciudad, cuando emprenda camino hacia Navarrete.
Siguiendo las conchas grabadas sobre el bronce pasará frente al calado de San Gregorio, el Espacio Lagares, La Reja Dorada y el Centro de la Cultura del Rioja para desembocar en la plaza de la Oca, que invoca las relaciones esotéricas del Camino y el juego de mesa.

El Juego de la Oca, Los Templarios y El Camino de Santiago

Una relación entre peregrinación y juego que tiene carácter esotérico. Cuentan que el Juego de la Oca lo inventaron los templarios y que en él encerraron sus conocimientos y hay quien asegura, que en el tablero se esconden claves cabalísticas e incluso algún tesoro. También hay quien habla de la similitud entre el Camino de Santiago y el Camino de la Oca, y que, en realidad, el juego es una guía no escrita de la Ruta Jacobea relacionada con la Orden del Temple. Las ocas eran animales empleados antiguamente como guardianes de la propiedad, ya que resultaban tremendamente escandalosos en presencia de extraños y la función de los templarios era preservar los Santos Lugares de Tierra Santa y a los peregrinos que acudían a ellos.
La fuente del peregrino, la iglesia de Santiago, los comercios de artesanos y restauradores que aún perduran en la calle Barriocepo y la Plaza del Parlamento, completan el recorrido del Camino de Santiago a lo largo del Casco logroñés. A partir de ahí, el peregrino serpentea por los nuevos barrios en dirección al parque de La Grajera y desde allí hasta Compostela, con Navarrete como primera parada.
La Iglesia de Santiago emerge espectacular desde la plaza de la Oca. Sus cimientos originales datarían del 844, cuando un discípulo del apóstol, Arcadio, construye la primer iglesia en honor al santo, que según cuentan, había predicado por la zona y participado en la batalla de Clavijo. Aquel primer templo fue destruido por un incendio en torno al año 1500.
La portada renacentista está presidida por las imágenes de Santiago guerrero y Santiago peregrino. Tiene una única nave, sin columnas. El retablo con la imagen de Santiago durante la batalla de Clavijo en su cuadro superior, está organizado en tres pisos y cinco calles, con la crucifixión rematando el ático en arco.
La iglesia de Santiago fue especial protagonista durante aquellos días de cerco a Logroño. Refugiados entre sus muros, los logroñeses celebraron asambleas y organizaron la defensa. Santiago ha sido también archivo de la ciudad – custodiado tras una reja junto al retablo mayor- y lugar de reunión del Concejo de Logroño.
La calle Barriocepo aún pica sobre adoquines unos metros más hacia arriba hasta llegar a la plaza del Parlamento.

ALBERGUE

Albergue para peregrinos en la calle Ruavieja

Imponente, el edificio del Parlamento de la Rioja domina la plazoleta. Se trata del antiguo convento de la Merced originario del siglo XIV. El convento formaba junto a la muralla, una de las puertas de la ciudad.

Este edificio ha pasado por todo tipo de usos. En 1820 fue transformado en cuartel; en 1845, se convirtió en hospital militar, almacén y parque de artillería. También fue prisión, para recuperar su condición religiosa entre 1847 y 1868, cuando lo ocuparon las monjas carmelitas. Fue en 1886 cuando comienzan las gestiones para instalar la fábrica de tabacos e impulsar así la economía de la ciudad. El edificio desempeña su función fabril a lo largo de casi un siglo, hasta 1978 cuando vuelve a ser propiedad municipal y se integra en el plan de recuperación del Casco Antiguo. Hoy el antiguo convento está dividido en tres espacios diferenciados. El Parlamento de La Rioja; la Biblioteca; y la Sala de Exposiciones Amós Salvador.

A tan sólo unos pasos del Parlamento, el peregrino atraviesa la Puerta del Revellín, una de las entradas de las que disponía la ciudad, cuando ésta estaba formada por el Casco Antiguo y conformaba un recinto amurallado. Eran las puertas del Puente, de San Blas, de La Herventia, la de la Cadena y la del Revellín.
Dejando atrás la escultura de los marchosos, así como ‘La Gota de Leche’, el centro de recursos juveniles y escuela de música, el camino se dirige hacia el Parque de La Grajera, un extraordinario paraje que rodea un embalse construido en 1883 sobre lo que era una pequeña laguna. A través de sus sendas y caminos, La Grajera despide al peregrino y lo encamina hacia Navarrete.

INTERIOR-PARLAMENTO_MURALLA

Interior del Parlamento de La Rioja (Izq)
Muralla del Revellín (Der)

LOGOS

Comparte esto

Tweetea esto! Compartelo en Facebook