Un día de tienta con el Matador de toros peruano – Andrés Roca Rey

Entrevista y fotografías: Mónica Bay

IMG_9516Un hermoso lugar en la selva maya de Calotmul, en el Estado de Yucatán. Una ganadería brava caracterizada por tener una ceiba (el árbol sagrado de los mayas) dentro de su tentadero, vegetación exótica y un cálido ambiente propiciado por la familia Páramo, anfitriona del evento.
Así, entre poca gente y una jornada coronada por exquisitos antojitos yucatecos, fue como se celebró esta exitosa tienta.
Y fue aquí, donde Andrés nos concedió una entrevista llena de verdad, frescura y juventud. Nos habló de su hambre de ser y de los sueños que lleva consigo, como único equipaje.
Entrevista realizada en la ganadería “La Ceiba” propiedad de Don Fernando Páramo.
Calotmul, Yucatán. México. Diciembre 2015.

IMG_8863s
Tarascon7Andrés ¿qué edad tienes?
Tengo 19 años.

¿Cómo te diste cuenta que querías ser torero?
Desde que tengo uso de razón quise ser torero, ya que mi familia siempre ha estado involucrada con este mundo. Tengo un hermano, Fernando Roca Rey, que es Matador de toros; mis tíos también siempre han sido muy buenos aficionados, además de ganaderos, así que gracias a mi familia, descubrí desde chico, la Tauromaquia.

¿Qué debe tener un muchacho como tú, para llegar a ser Figura del Toreo?
Nadie sabe las claves para llegar a ser Figura del toreo, más que los que ya han llegado. Creo que un torero, para consolidarse, tiene que estar diez años de Matador de Toros y de Figura. Obviamente yo quiero llegar a ese sitio; si supiera las claves te las diría y aparte las haría, lo que está claro es que primero hay que saber cuál es tu filosofía de vida para que la gente identifique tu personalidad y estilo de toreo y después tener las ganas, la ilusión, el valor y el deseo de jugarse la vida.

¿Ya cuántas puertas grandes llevas abiertas?
Llevo dos actuaciones en 2015 en Madrid y la primera vez abrí la Puerta Grande; en Sevilla también tengo una Puerta Grande (no la del Príncipe); en Bilbao; en Beziers; en Nimes… gracias a Dios en plazas importantes.

Primero hay que saber cuál es tu filosofía de vida para que la gente identifique tu personalidad y estilo.

¿Qué necesitaste para abrir esas puertas?
Primero tener mucha ilusión y ganas de triunfar, pero creo que es muy importante la mentalidad con la que llegas y la preparación que llevas por lo menos seis o siete meses antes. Hay que ponerle ilusión todos los días al entrenamiento, con la mente puesta en una tarde importante, en una plaza como la de Madrid o Sevilla. Ya luego llegas a la plaza y tienes que acordarte de todo lo que entrenaste y decirte a tí mismo: “Estoy mentalizado para un día como este, para eso me he preparado”. Hay muchos toreros que entrenan mucho y llegado el día, se les olvida todo y ni lo disfrutan, se presionan mucho. Hay que estar contento de torear una fecha importante, porque eso es lo que has esperado toda tu vida y mientras más rápido sucedan las cosas, mejor. Yo creo que una de las claves de la vida, es disfrutar lo que haces y aprovechar todas las oportunidades.

IMG_8866¿Qué torero ha sido tu inspiración?
Técnicamente he admirado a muchísimos, creo que a todas las Figuras del toreo del mundo, a todos los profesionales, pero como persona y como competía en la plaza he aprendido mucho de lo que hablan del Maestro Luis Miguel Dominguín; me gusta mucho también lo que me cuentan y lo que he leído de Joselito “El Gallo”, son los toreros antiguos que me llaman muchísimo la atención y que pusieron mucho de su parte, no solo para triunfar ellos, sino además la Fiesta. Actualmente admiro a muchísimos toreros, pero creo que el mejor consejo que me han dado, es que me fije no solo en uno, sino en muchos, porque si te fijas solo en uno, terminas por parecerte a él. Hay que aprender detalles de cada uno, porque todos aportan algo; y luego debes imprimir tu concepto y lograr tu propio estilo.

El miedo siempre está presente y el vencerlo, representa el triunfo.

¿A qué has tenido que renunciar por seguir este sueño?
Yo creo que cuando renuncias a algo, es por otra cosa mejor, por ejemplo, cuando renuncias a un trabajo es porque quizá hay otra oferta que te conviene más y no puedes hacer los dos a la vez. En la vida hay que renunciar a muchas cosas. Cuando yo vivía en Lima, mis amigos me llamaban para invitarme a una fiesta o a una comida, al viaje o a la fiesta de promoción, que son cosas muy normales, y no es que no puedas ir, sino que al día siguiente tienes que torear y quieres descansar para poder estar al 100%. Son cosas a las que uno renuncia pero que no te cuesta trabajo. Hay momentos que se deben aprovechar, pero también es importante equilibrar las cosas, porque si no puedes pasar algunos momentos con tu familia o tus amigos, también cuesta muchísimo jugarte la vida, porque no ves ninguna recompensa.

IMG_8539sHablando de recompensas ¿hasta ahora, cuál ha sido la mayor?
Han sido los triunfos, pero los triunfos no sirven de nada si no tienes con quien disfrutarlos. Llegar a mi casa después de mucho tiempo, ver a mi familia y estar contentos, recordar el principio, cuando no había nada para torear, las tardes de Madrid, de Pamplona, de Bilbao… hablamos de esas cosas, sentados los cinco, mis padres y los tres hermanos.
Esa es mi recompensa, esos momentos con mi familia y mis amigos.

¿A qué le tienes miedo?
A la muerte; se que por naturaleza, la vida se acaba, pero como nadie sabe qué pasa después, le temo a lo desconocido.

¿Cómo puedes, teniéndole miedo a la muerte, enfrentarte a ella constantemente?
Es una buena pregunta. No creo que haya alguien en este mundo que no le tenga miedo o respeto a la muerte, creo que nadie quiere morir, es miedo a lo desconocido. Expones tu vida, te expones a la muerte, en cualquier momento un toro te puede matar, pero lo importante es superar ese miedo.

¿Entonces estás venciendo tus propios miedos al enfrentarte a un toro?
Si, esas son justo las palabras, creo que ese es el plan de un torero, vencer sus miedos, no solo a la muerte, sino también a que te lesione un toro.

Siendo aún muy joven, estando tan reciente tu incursión en el mundo profesional del toro ¿de qué forma sientes que has crecido? ¿ha sido un crecimiento más acelerado que el que hubieras tenido en otras circunstancias?
Seguramente si no hubiese sido torero, sería una persona normal, de mi edad, que va a la universidad y que sale los viernes y los sábados; que tiene algún hobbie, juega futbol o tenis o golf.

La vida de un torero, por lo dura que es, sobre todo en los comienzos y por la responsabilidad que te pone la gente cuando te va conociendo, hace que tengas una filosofía de vida diferente, no mejor ni peor, simplemente tienes una vida distinta a los demás y eso te hace crecer.

Creo que una de las claves de la vida, es disfrutar lo que haces y aprovechar todas las oportunidades.

¿Soñaste alguna vez con la alternativa que tuviste?
Si, si la soñé. Fue una alternativa muy bonita. Cuando era niño, admiraba muchísimo al Maestro Julián López “El Juli” y veía muchos videos de él, de cuando todavía era novillero; me gustaba mucho, sobre todo porque era niño y yo me sentía como él y trataba de imitarlo, todavía lo sigo admirando; y luego “El Juli” tomó la alternativa en Nimes. Aparte del escenario, fue un sueño hecho realidad tener de padrino al Maestro Enrique Ponce, quien también le dio la alternativa a mi hermano Fernando. Yo, como hermano menor, admiraba muchísimo a Fernando y por ello, también quería que me diera la alternativa el Maestro Ponce; luego pasa el tiempo y te olvidas de esas cosas, pero de pronto surge la oportunidad y te das cuenta que se te va a cumplir un sueño que tenías desde niño. Es una cosa muy bonita.

IMG_8792sAhora que ya eres Matador ¿qué diferencia has sentido? Y no me refiero únicamente a la presencia y edad de los toros…
Cuando uno recién empieza, antes de ser Figura, quiere llegar, primero, a ser Matador de toros, pero la responsabilidad y las ganas de demostrar al público lo que tu sabes que eres, la ilusión que pones cada día, yo creo que siempre es igual. Cuando estás comenzando y hay diez personas en un tentadero, tienes muchísima responsabilidad, no te das cuenta que no pasa nada si estás mal ese día, pero tu sientes una gran responsabilidad; luego creces un año más y debutas en público y ahí te das cuenta, que lo del año pasado, aquel tentadero de diez personas, no era tan importante como ese debut en público. Luego, al siguiente año, debutas en una plaza mejor y te das cuenta que ese debut en público, tampoco era tan importante; y así vas avanzando, pero siempre ves las cosas con responsabilidad, desde que inicias; creo que así debe ser cuando uno quiere llegar a ser alguien. Desde el principio hay que darle la máxima importancia a todas las cosas que haces.

“No hay hombre, sin hombre” y he tenido la suerte de encontrar al maestro José Antonio Campuzano.

¿Qué ha significado tener a tu lado al Maestro José Antonio Campuzano?
Hay una frase muy cierta… “No hay hombre, sin hombre”… y he tenido la suerte de encontrar al Maestro José Antonio Campuzano desde chico. Desde que fui por primera vez a España he tenido su apoyo, hasta que llegamos a un acuerdo para que él me apoderara. Me siento un privilegiado al estar a su lado, es un Figurón del toreo, y como persona es muchísimo mejor. Tiene mucha paciencia. Lo que me llega al alma es que habiendo sido un Figurón, por el simple hecho de darse una satisfacción personal, quiera sacar a toreros desde abajo, desde que son niños, cualquier otro con la experiencia y con el nombre que tiene, mejor lleva a un torero hecho, ya Matador de toros; pero a él le gusta sacarlos desde el inicio, ya lo hizo con el Maestro Sebastián Castella y ahora me está sacando a mí. El Maestro Campuzano es muy humilde.

Gracias por esta entrevista.
Al contrario, gracias a ustedes.

Comparte esto

Tweetea esto! Compartelo en Facebook