Valladolid, México – Capital del Oriente MAYA

Secretaría de Fomento Turístico / Gobierno del Estado de Yucatán

shutterstock_103823876En el México antiguo, Zací era un centro de población de primer orden para la civilización maya, localizado en el cruce de los caminos blancos, en el diario andar de peregrinos y comerciantes que iban y venían a Chichen Itzá, Ek Balam, Cobá o Yahunah.
En el Oriente Maya, tierra de los itzaés, dos terceras partes de su población hablan maya, también es aquí dónde se localiza el mayor número de cenotes y donde las antiguas tradiciones, tienen una raíz profunda en el pensamiento y en el andar de sus pobladores.
Valladolid, Capital del Oriente Maya, fue fundada por Francisco de Montejo “El Sobrino”, y es referente de exploradores y aventureros para conocer la gran cultura maya.

Ubicación

Situado estratégicamente, entre la ciudad de Mérida y Cancún (a sólo dos horas de cada una) y a 40 kilómetros de Chichén Itzá (una de las siete maravillas del mundo moderno).

Clima

Con una temperatura media entre 25 y 35 grados centígrados. Y un poco más fresco en invierno.

Fundación de Valladolid

Fue establecida por instrucción de Francisco de Montejo “El Sobrino” en los alrededores de la laguna de Chouac-Ha. Posteriormente cambió su lugar de asentamiento, debido a que el terreno no era bueno y el clima era húmedo y malsano. Decidieron entonces trasladarla a las ruinas de la ciudad maya de Zací, que significa “gavilán blanco”.
Valladolid adquirió la categoría de “ciudad” el 13 de diciembre de 1823. Un sitio reconocido por su paz y tranquilidad, resultado de la hospitalidad y el respeto de sus habitantes.

Valladolid, Pueblo Mágico de México.

Por sus aportaciones a la gastronomía yucateca, por la preservación de sus costumbres y tradiciones, pero sobre todo, por el espíritu festivo y hospitalario de sus pobladores, Valladolid se ha ganado la distinción de Pueblo Mágico de México.

Valladolid, Heredera de la época colonial

Aquí sucedieron dos grandes pasajes de la historia de México: La Guerra de Castas en 1847 y la Primera Chispa de la Revolución Mexicana, en 1910. Ahora es conocida como “La Sultana del Oriente”, título merecido no sólo por la belleza arquitectónica de sus edificaciones coloniales ancestrales, como el Convento de San Bernardino de Siena y su catedral de San Servacio, entre otros, sino también por el legado cultural de sus hombres y mujeres.

LOGOS

Cenotes

Cenote Zací. Es una caverna de unos 45 metros de diámetro. De su techo penden estalactitas, formadas a través del tiempo por residuos minerales que arrastra el agua. Su flora comprende álamos, helechos y orquídeas, entre otros. Su profundidad varía desde 25 y 30 metros en sus partes bajas, hasta más de 100 metros en las más profundas. En cuanto a la altura de la bóveda o techo, con relación al espejo de agua, se calcula en 29 metros y varía según la temporada de lluvias y el estío.
Cenotes de Dzitnup (Xkekén y Samulá). A dos kilómetros hacia el oeste de la ciudad se localiza el cenote Dzitnup, conocido también como La Cueva Azul. El sol atraviesa una pequeña entrada natural en la parte superior de la bóveda, iluminando el interior y creando una imagen sorprendente con el reflejo del agua. Su entrada es estrecha y el descenso es por unas escalinatas labradas en roca, las cuales desembocan en un paraje que permite el acceso al único salón de la cavidad. En ella hay un lago color azul turquesa decorado con estalagmitas que descienden de la bóveda y duplican su imagen en el agua. Fue descubierto por un campesino al estar buscando su cerdito, que cayó en el cenote. En un principio era conocido como Xkekén, que significa “cerdo” en maya.
El cenote de Samulá se encuentra frente a de Xkekén, hermosa caverna subterránea de aguas cristalinas color azul turquesa iluminadas por un orificio en la parte superior. De éste cuelgan las raíces de los árboles que lo rodean hasta llegar a la parte baja.

shutterstock Dzitnup

Para los mayas, los cenotes eran lugares sagrados, donde solían realizar sacrificios y rituales.

Los Lugares de Valladolid

Palacio Municipal. El inmueble constituye una verdadera joya por la arquería y las columnas de piedra labrada, así como sus balcones coloniales. En el corredor principal hay cuatro murales del pintor yucateco Manuel Lizama, que representan diferentes etapas de la historia de Valladolid, desde la Conquista, hasta la época de la Primera Chispa de la Revolución Mexicana.
Iglesia de San Servacio. Se encuentra en el costado sur de la plaza central. La fachada principal tiene un escudo labrado en piedra con arabescos, corona real y cordón franciscano, y en el centro tiene un águila y la palma, característico de las iglesias hechas por los franciscanos. A los lados se levantan dos torres de planta cuadrada compuestas de tres cuerpos, y sobre la fachada principal está la caseta del reloj.
Parque Principal Francisco Cantón Rosado. Fue inaugurado en 1900, durante el gobierno del general Francisco Cantón Rosado. La Fuente de la Mestiza, localizada en la parte central del parque, viste orgullosamente el máximo atuendo regional yucateco y sostiene un cántaro del cual fluye agua, teniendo siempre al frente la majestuosa Iglesia de San Servacio. Esta fuente fue construida en 1924 por el escultor Manuel Cachón Cimá.
Casa de los Venados. Es una Casa privada/museo de arte popular mexicano, con un área de 1700 m2. Sus propietarios, John y Dorianne Venator , pasaron 10 años renovando esta joya de la arquitectura colonial. Recorrer el lugar con los propietarios escuchando historias acerca del origen de cada uno de los objetos, es una delicia para cualquier persona interesada en el tema.
Centro Regional de Artesanía. Se encuentra en uno de los edificios coloniales más característicos de Valladolid, mejor conocido por ser la primera escuela de nivel primaria en la ciudad. Lleva el nombre de un destacado poeta vallisoletano: Delio Moreno Cantón. En la actualidad, el edificio posee modernas instalaciones con espacios y áreas verdes, brindando las mejores condiciones para el comercio de la artesanía local.

shutterstock Eddy Galeotti

Ciudad de mayas, ciudad de españoles, ciudad de mexicanos y cuna de la ideología revolucionaria del siglo XX.

Valladolid y sus barrios…

Iglesia de la Virgen de la Candelaria. La patrona de la ciudad es la Santísima Virgen de la Candelaria y cada año se le rinde homenaje en la máxima festividad de la localidad. Su iglesia está construida de mampostería, con techo de bóveda y pisos de ladrillos, consta de una sola nave y al frente hay un portal de tres arcos.
Ex – Telar La Aurora (biblioteca). Pedro Sainz de Baranda, jefe político de Valladolid y vicegobernador de Yucatán, al abandonar los puestos públicos, se dedicó a las actividades industriales. En 1824 estableció “La Aurora de la Industria Yucateca”, la primera fábrica de hilados y tejidos, en usar la fuerza del vapor en toda la República. Esta empresa generó muchos empleos directos e indirectos. Sin embargo cerró, debido a la entrada de productos de importación. Dos años después de la muerte de su fundador, en 1845, fue destruida por el fuego, cuando los rebeldes mayas atacaron Valladolid. Luego se acondicionó como cuartel militar, escuela secundaria federal, cárcel pública y sede del Juzgado Tercero de Distrito. Hoy aloja un teatro y la biblioteca pública Pedro Sainz de Baranda.

Retocada_77282008

Calzada de los Frailes, un viaje al pasado colonial de Valladolid.

Barrio de Santa Lucía. La historia narra que fue uno de los barrios seleccionados para concentrar a un grupo de personas que se levantarían en armas contra el gobierno del general Porfirio Díaz. En 1910, el centro de este barrio sólo estaba compuesto por una plazoleta donde se realizaban corridas de toros, fiesta que se organizaba en honor a la Virgen de Santa Lucía. La fachada de su iglesia está rematada por una espadaña simple con tres claros para las campanas y los marcos de las puertas están labrados en piedra con motivos vegetales. Se estima su construcción a principios del siglo XVII.
Parque de Santa Ana. Donde fue ahorcado Manuel Antonio Ay (caudillo maya), acusado de rebelión y confabulación para iniciar la Guerra de Castas; por ésto, se conoce como “Parque de los Héroes de la Guerra de Castas”. La iglesia de Santa Ana, se calcula que fue edificada en el siglo XVI y que era exclusivamente para los indios, pues todos los oficios, a excepción de la misa, eran en lengua maya.
Barrio de San Juan y la Iglesia de San Juan (Refugio de Pecadores). La patrona del barrio es la Virgen del Refugio. La iglesia cuenta con dos torres cuadradas, rematadas cada una con una cruz de piedra labrada. En el lado norte está la sacristía de dos pisos con su escalera de piedra. Al frente, un corredor de arcos coloniales con columnas de piedra, dinteles que lo adornan y una capilla. Su Patrono es San Juan Bautista y la construcción data de 1780.
Calzada de los Frailes. Es una especie de callejón que une al Barrio de Sisal, con la calle principal que lleva al centro de Valladolid. Aquí se rescataron detalles arquitectónicos de gran valor, dando como resultado un conjunto de casas, calles y luminarias que evocan el pasado colonial de Valladolid.

Gastronomía

Comer es una aventura cultural inolvidable. Su exquisita gastronomía incluye una gran variedad de platillos entre los que se encuentran los lomitos de Valladolid, la sopa de lima y por supuesto la famosa cochinita pibil.

Artesanías

En Valladolid destaca el urdido de hamacas, el tallado de maderas y piedra, el bordado de hilo contado y la elaboración de figuras en barro. Se encuentran desde huaraches y sencillas sandalias, hasta finas bolsas de piel hechas por jóvenes del lugar, quienes mantienen el antiguo oficio de la talabartería. También se realizan tapetes de henequén, sombreros de palma o un espléndido hipil, vestido tradicional de la mujer yucateca, quien conserva el uso de esta bellísima prenda representativa de su cultura.

Comparte esto

Tweetea esto! Compartelo en Facebook